¿Qué razones tenéis para llamara esta publicación EL CASTÚO cuando este “palabrejo” no lo conocen ni el 95% de extremeños, fundamentalmente en las comarcas donde la LENGUA ESTREMEÑA (con S aspirada) está más arraigada? Tal “palabrejo” es el invento de un poeta de segunda fila, llamado Luis Chamizo Trigueros, cuya trayectoria vital tiene más sombras que luces. Investigaciones serias e históricas le achacan el ser un fervoroso colaborador de los fascistas que dieron el golpe de Estado contra la II República Española e incluso de confeccionar las “listas negras”, donde figuraban los rojos y republicanos que deberían ser represaliados en la zona de las Vegas Altas del Guadiana. Por tales méritos, fue premiado con un puesto muy bien remunerado, en Madrid, en el sindicato vertical franquista del Espectáculo, una vez acabada la guerra de sedición, que no civil, ya que sediciosos fueron los que se levantaron en armas contra la República. Dicho “palabrejo” no es admitido por la Universidad de Extremadura, ni por los Departamentos de Lengua y Literatura de los centros de enseñanza en la región extremeña, ni tampoco en otros muchos foros y cátedras. El habla de Extremadura es la LENGUA ESTREMEÑA, como lo ha consignado la UNESCO y de esa forma ha sido incluida en el 5º Informe de la Carta de Lenguas Minoritarias por el CONSEJO DE EUROPA. El término “CASTÚO”, por ello fue un invento y tuvo cierto predicamento en círculos de la emigración extremeña, debido a estrategias capitalistas, que le interesaban vender una marca para sus productos consumistas. ¡Salú y a jarreal pa,lantri!

Responder