Saltar al contenido
El Castúo Noticias

El aviso de un ganadero salmantino con 660 ovejas: “El mundo rural está muerto”

El aviso de un ganadero salmantino con 660 ovejas: “El mundo rural está muerto”
84 / 100

El aviso de un ganadero salmantino con 660 ovejas: El mundo rural está muerto

El aviso de un ganadero salmantino con 660 ovejas: El mundo rural está muerto

El ganadero explica las razones por las que casi nadie se queda en el campo. ‘¿Quién va a venir?’, se pregunta

Juan S. Sánchez es de Pino de Tormes y a sus 35 años es de los ganaderos (y pastores) más jóvenes de la provincia de Salamanca. “Hablo con unos que tienen 42, luego los siguientes, tienen 48 y de 60 o más hay muchos. No hay relevo generacional”.

“El mundo rural está muerto”

“Está muerto porque todo es gente mayor. En mi pueblo conocí a 18 labradores y ahora lo llevamos todo entre 5 y casi sobramos 3. Ahora hay que pedir préstamos para vivir del campo, adelantar el dinero o que te dejen tus padres todo montado”.

“¿Qué joven va a venir?”

“Dicen que van a venir jóvenes pero ¿quién va a venir? -reflexiona Juan-. No saben el oficio y hay que saber por ejemplo arar o las tareas que hay hacer. Luego es triste que un señor tenga que pagar 100.000 euros por un tractor y los aperos, más la tierra, cuando luego hablamos de vender la cebada en pesetas, a 30, y necesitas un capital muy grande. Un albañil necesita una furgoneta y 15.000 euros, el electricista se gana el sueldo con unos alicates… En el campo todo es desproporcionado. Si consigues que después de 4, 5 o 6 generaciones hayas juntado un patrimonio, funciona y si no, es imposible”.

“La pac está pensada desde un sillón”

“Antes cobrábamos por ovejas pero acoplaron las ayudas y nos exigen tener hectáreas, algo que antes nosotros no necesitábamos. Es muy difícil encontrar tierras para arrendar y me obligan a coger algo que no me sirve, porque a lo mejor no puedo aprovechar ni la hierba. ¿Qué hago? ¿Monto la nave en mi pueblo y luego me voy con las ovejas a La Armuña o a la Sierra? Antes les daba alfalfa o pienso y se acabó. Ahora al tener que arrendar, no te queda nada”.

“Pare una oveja y ¿qué hago?”

“Antes estabas en otro término municipal y te paría una oveja y la metías en el coche con el cordero y no pasaba nada. Ahora tienes que ir a la unidad veterinaria a sacar la guía para moverla, todo es más complicado”.

“Es algo tradicional en un mundo diferente”

“Todo ha cambiado y nosotros seguimos con las ovejas como siempre y eso es imposible con las normas y la vida de ahora. Es lo de la PAC, es lo de las guías y no se dan cuenta de que antes los pastores se movían de otra forma. Ahora están los hijos, llevarles al colegio… es otra vida diferente y con estas normas, no es viable. Gusta salir de casas rurales, irte de vacaciones y no da para eso el campo. Es ir contracorriente. ¿Quién va a venir?”

“El futuro nos lo han puesto”

“Me acuerdo de que en todos los pueblos había vacas de leche y ahora hay cerdos alrededor de todos los pueblos. Ese montón de propietarios, con sus 25 o 30 vacas lecheras de las que vivían, tuvieron que irse fuera porque molestaban. Y ahora tenemos alrededor granjas de cerdos. Es el futuro que nos han puesto”.

“Solo estás si te gusta mucho”

“Yo estoy en esto porque me gustan las ovejas. Estudié, me casé, me divorcié… pero es una vida que me gusta. Soy feliz y si no fuera así, no seguiría con las ovejas. Me podría haber ido por ejemplo a trabajar a sueldo, de siete y media a cuatro de la tarde y para mí tener una tarde libre sería como estar de vacaciones, vivir casi de fiesta todos los días. Pero a mí me gusta esto desde que nací y eso que mi familia era de labradores, aunque mis antepasados sí que eran ganadero. Fuente* La Gaceta

El aviso de un ganadero salmantino con 660 ovejas: El mundo rural está muerto